Extremoduro - La Ley Innata

Con este disco, Extremoduro llega al punto mas alto de calidad en la composición, producción e idea musical, sacándose de la manga el disco "La Ley Innata", un disco dividido en seis cortes con una estructura típica de obra clásica sinfónica, que consta de una introducción ("Dulce introducción al caos"), uno o varios movimientos (En el disco son cuatro) y una coda como final ("Coda flamenca (otra realidad)").

Ya por el año 1995, Extremoduro ya editó algo parecido con Pedrá, un disco con la misma idea, de un solo corte y de larga duración, pero no tan conceptual, aunque si de la misma calidad musical.




"La Ley Innata" es una sucesión de estados de ánimo (que ya podrían aprender los de "El Canto del Loco") que comienza con el adelanto que durante algún tiempo calmó la sed de Extremoduro que tenían (teníamos) los fans, tras seis años de espera."Dulce introducción al caos" es una pista tranquila, con compases similares a "Standby" o "Golfa",  que venía a ser la calma que mas tarde pasaría a la tempestad de los siguientes cortes. Un track muy melódico, sencillo, desnudo, con punteos de Iñaki "Uoho" interpretando obras clásicas, y la voz madura de Robe hablando de anhelos, nostalgia y tristeza, con sus característico estilo poético.




Esta introducción se funde sin cortes con el primer movimiento, donde Robe nos expone el tema principal, que será repetido en otros cortes. Realiza una crítica a la sociedad, queriendo evadirse en un sueño (el título de este primer movimiento es "El sueño"). Al igual que la introducción tiene unos tintes tranquilos y calmados que llevan directos al segundo movimiento.

En este segundo movimiento ("Lo de fuera"), aumenta la crudeza de la letra a la vez que los riffs son mas duros, poco a poco, casi sin que te des cuenta, en una línea ascendente y que sirve de perfecto puente para el punto mas alto del disco, el tercer movimiento.

Denominado "Lo de dentro", este tercer movimiento puede ser una perfecta mezcla entre la rabia desgañitada de "Puta" y la crudeza e idea musical de "Autorretrato", coincidiendo en la oscuridad de ambas y obteniendo como resultado uno de los mejores momentos de la discografía de Extremoduro. Un tema que, desde el principio, comienza a ganar intensidad y a medida que se va presentando, más va subiendo. hasta que parece que llega al punto mas alto y...  No!!! Sigue subiendo!!! Llegando a la verdadera cima, con Robe expulsando toda su rabia en una excelente interpretación vocal.

Desgraciadamente, los fans no pudimos disfrutar de este tema en directo (Se me ponen los pelos de punta al imaginármelo) ya que de este disco solo han tocado los tres primeros cortes.



Tanto cae la intensidad en el disco, que el cuarto movimiento ("La Realidad") retoma el tema principal y los tintes tranquilos del primero, cerrando el círculo y no el disco, pues al final, como ya hiciera en "Agila", Robe acaba con un tema flamenco, aunque esta vez no tan clásico de palmas y guitarra española, sino mas al estilo del Rock Andaluz de los 80, salvando las distancias.

Como curiosidad, en la portada se escriben unos versos en latín del filósofo romano Cicerón, que hablan de una ley innata en los hombres, distintas a las que hoy en día nos rigen, como son las leyes de los sentimientos, que tan bien se ven reflejados en este disco.






Con este disco, Extremoduro demuestra una gran capacidad creativa, compositiva y lírica, a la vez que calma a su legión de fans, pues seis años era mucho tiempo sin un disco de el Robe.






Título: La Ley Innata
Grupo: Extremoduro
Productor: Iñaki "Uoho" Antón
Discográfica: Warner Music
Año:  2008

2 comentarios:

  Mikelangelosm

13 de octubre de 2009, 22:46

Buena reseña Javol!
Me sindico(rss)!

  Javi

13 de noviembre de 2009, 13:45

Migueeeeeel me gustaría que te hicieras tú un blog.